viernes, febrero 17, 2006

WiFi

Ayer, frente a la barra, una mujer, oriental, bella y ausente. Los que estamos hablamos, nos miramos, moviéndonos en el medio.

Ayer, junto a mi, una mujer absorta, oriental y bella, no nos dirigía la mirada. Voz alta; en su pantalla ideogramas, silencio. No, no nos miraba.

Ayer, mismo lugar: hombres, alcohol, unos y ceros, humo, café, polvo, una bella coreana.

Ayer, dos ojos digitales, rasgados, bellos que... no, no nos miraron.
Angel Martín

2 comentarios:

Josean dijo...

Pero allí estaba, Golam, y a veces eso también es importante. Síguela.

Abrazos.

Angel Martín dijo...

Fué una mera coincidencia, anecdótica. Lo que me llamó la atención fué como ignoraba al resto del bar apoyada en la barra sobre su portatil.