jueves, abril 10, 2008

Levantar un Buda de nieve

Cuando veo a hombres que se esfuerzan y animan mutuamente a trabajar con todo el interés, no puedo por menos de compararlos a los que con el mayor entusiasmo están tratando de levantar un Buda de nieve que han adornado con oro, joyas y piedras preciosas. Y me pregunto si esta estatua de nieve les durará todo el tiempo que necesitan para poderla entronizar y venerar. Nuestra vida es como la nieve. Creemos que todavía nos queda bastante, pero se nos va marchando por la base y, entre tanto, trabajamos por conseguir muchas cosas y soñamos con ellas.


YOSHIDA, Kenko (1283-1350). Tsurezuregusa. Hiperión, 2005

2 comentarios:

Ricky dijo...

Leo esta cita en el trabajo y sigo decidido,ladrillo a ladrillo,noche tras noche,día tras día, a la construcción quimérica de mis sueños...

Angel Martín dijo...

El primero (el sueño, digo) para ambos, debería ser, quizá, dejar el trabajo...