viernes, agosto 10, 2007

La diosa

Era de una belleza repulsiva, nadie osaba perturbar tan resplandeciente aura.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

realidad o ficción

MAR

Angel Martín dijo...

¿Importa?