martes, junio 26, 2007

Privativas soluciones

Parece ser que el virus del capitalismo alcanza ya todos los rincones, aún los vitales. Ahora, ante la más que probable escasez futura de agua, a los expertos se les ha ocurrido una brillante solución para paliar sus efectos: encarecer el agua. Su cerebro capitalista ha extrapolado las variables del mercado al abastecimiento del vital líquido: aumentando su precio el consumo bajará; esa es la hipótesis, la misma que se aplicó fallidamente ante el consumo de tabaco, pero ahora se atreven con un elemento básico para la vida. Los expertos garantizan el consumo de agua a los que puedan permitirse pagarla.

La cultura del derroche y del consumo, el Progreso, es incuestionable y debe continuar, lo que es seguro es que cada vez serán menos los privilegiados que puedan acceder a todas las comodidades de este sistema. La privatización de los acuíferos, la (como dicen ahora los empresarios y entes públicos) “externalización” del servicio municipal de aguas y la vuelta a los combustibles vegetales encarecerán de tal manera ambos bienes que cada vez serán más los desfavorecidos que no podrán optar a lo más básico: el cereal y el agua.

Los que sí tendrán asegurado agua y combustible por unos años más serán los capitalistas preconizadores del liberalismo aristocrático (y su rehala de expertos).

2 comentarios:

thessaloniki dijo...

Que si hombre... que luego se les queda la conciencia muy tranquila con cosas como la fundacion del Canal de Isabel Segunda ysus exposiciones carísimas. El agua ya está privatizada de hecho y se saca gran tajada. Gran vergüenza, por cierto.

Angel Martín dijo...

Pues sí, ahí tenemos el gran falo, también llamado Torre Agbar, construida por la empresa de aguas de Barna... increible.

Otro día le daré cera a las eléctricas.