viernes, marzo 24, 2006

Tejedoras

―Pues chica, yo prefería el piso de arriba, aquí huele a pies.

―Sí, pero se está más calentita, y la luz casi no molesta.

―Eso es verdad, siempre con la persiana bajada. Aunque, con la humedad, se resienten mis pobres patitas. La edad, que no perdona.

―Calla, calla, que se acerca un mosquito.

―¡Bah!, se ha ido, la puerta está abierta. Por cierto, hoy es su cumpleaños.

―¿Sí? Espero que su madre le regale unas plantillas.

―Y su padre un desodorante.

[Risas]

Vamos al suelo, a ver si nos enteramos.

―Vale.

―Cuidado, que entra.

―Ya veo, estamos de suerte.

―¡Zapatillas nuevas!

―Acércate un poco ¿De qué marca son?

―No lo veo bien, ¡vamos!, más cerca.

―¡Mamá! ¡Trae la escoba! ¡He pisado dos arañas!

12 comentarios:

Luzamarga dijo...

Qué bueno¡¡..sorprendente final. Moraleja: las autoridades sanitarias advierten que el marketing puede matar , jeje.

Buen día, Ángel.

Abrazo arácnido.

Angel Martín dijo...

Gracias, es una tontería, para desengrasar de tanta enjundia.

Esto de la informática a veces me desespera, anoche terminé un relato, lo guardé en un disco y ahora no abre el documento, se me bloquea el PC. Bueno, para la tarde.

Luzamarga dijo...

Bueno..., jo, me comeré las uñas hasta que la informática deje de joder.

Josean dijo...

Ah, los adolescentes y sus olores. Dentro de un rato volveré a la cruda realidad. Buen relato desengrasante, sí señor.

Esther dijo...

jo, pues a mi me caían bien...

Josean dijo...

Eso es lo malo de la ficción.

Ángel, queremos finales felices, o nunca te forrarás como escritor! XD :p

Angel dijo...

Final feliz y Angel son términos incompatibles, yo soy realista, je, je, je.

Esther dijo...

aunque... yo hubiera hecho lo mismo, quizás yo las hubiera espachurrado con un lápiz, ¿verdad Josean?

truk dijo...

Ese final es previsible e injusto para seres diminutos.El tamaño no importa,o eso dicen..,pero ya vemos que a veces sí influye.Las arañas deberían formar un equipo de exploradoras,recuerdos a Urizen,y buscar al culpable para empezar a morderle los pies,por supuesto con máscaras antiolor.

ratismos dijo...

La curiosidad mató a la araña (en este caso). ¿Qué les importaba a ellas la marca de las zapatillas? Hay que andar con más cuidado...

Josean dijo...

Esther, con un lápiz no... con dos :D

(o con un ejército de tus lápices de colores)

Angel dijo...

Se trata de un infortunado accidente, daños colaterales les dicen.