lunes, marzo 06, 2006

Estoicos

“Cuando el escalpelo corta la carne, el primer cuerpo produce sobre el segundo no una propiedad nueva, sino un nuevo atributo, el de ser cortado, expresado siempre por un verbo, lo que quiere decir que no es un ser, sino una manera de ser... Esta manera de ser se encuentra en algún modo en el límite, en la superficie del ser y no puede cambiar la naturaleza de éste: no es, a decir verdad, ni activa ni pasiva, ya que la pasividad supondría una naturaleza corporal que sufre una acción. Es pura y simplemente un resultado, un efecto que no puede clasificarse entre los seres... (Los estoicos distinguen) radicalmente, y nadie lo había hecho antes que ellos, dos planos de ser: por una parte el ser profundo y real, la fuerza; y por otra, el plano de los hechos, que se juegan en la superficie del ser, y que constituyen una multiplicidad sin fin de seres incorporales.”

Emile Bréhier, La Théorie des incorporels dans l’ancien stoïcisme

4 comentarios:

Esther dijo...

Me lo leeré de nuevo, volveré a leerlo, lo subrayaré y después de anotar mis dudas, las buscaré en otras fuentes y después de todo eso.... te comentaré.

¡Ostras!

Angel Martín dijo...

Da que pensar, ¿verdad?

Me interesa mucho el pensamiento "anterior", ahora estoy con los griegos, que curiosamente se asemejan al budismo zen... el morir es otro estado más (eso dicen)

Esther dijo...

A mi, morir me da miedo, no por el hecho de hacerlo, que eso sé de sobra que es natural, tanto como vivir,... lo que me da miedo es dejar de ver a mis seres queridos... ¿egoísmo?

Angel Martín dijo...

Es comprensible ese miedo; a mí la muerte tampoco me gusta (creo, no la conozco aún). Pero me parece buena cosa hablar sobre ella, va implícita en nosotros desde que aparecemos entre vivos y muertos. A la vez, me parece interesante ver como la tratan diferentes culturas y pensadores. Y, sobre todo, ver como actualmente se niega, se oculta, como si de algo obsceno (o inmoral) se tratara.